jueves, 7 de octubre de 2010

Humanismo Salesiano: SAN FRANCISCO DE SALES

HOMBRE DE MIRADA SERENA QUE EMANA SUAVIDAD,NACIDA EN SU ALEGRÍA INTERIOR

ANÉCDOTA SIGNIFICATIVA

Año 1835. En el Seminario de Chieri, Italia, dos jóvenes seminaristas tienen el mismo apellido: Bosco. Para distinguirse cuando los llaman, deciden darse un sobrenombre. Uno dice:-Yo soy Bosco Níspola y con eso quiere indicar que es leño duro, nudoso, poco plegable.
Don Bosco responde:- Yo me llamo Bosco de Sales, leño dulce y flexible.

HUMANISMO ATRAYENTE

Este episodio, es considerado previsión del futuro, porque inició el itinerario espiritual de Don Bosco que recorrió durante toda la vida para asemejarse en la amabilidad y la alegría interior, Francisco de Sales.
El 26 de Enero de 1854, puso el nombre de Salesianos a cuantos se propusieron y se propondrán el ejercicio práctico del amor expresado en la bondad, que hace sentirse amado.

El Humanismo Salesiano acompaña en una atrayente relación de amistad personalizada que en el diálogo espiritual despierta sueños, ideales, proyectos, reconoce las propias inclinaciones, porque la acogida es mediación que percibe el afecto fuerte y desinteresado.

SANTIDAD AL ALCANCE DE TODOS

En época histórica que vivió San Francisco de Sales, la santidad era considerada una meta alcanzable, casi exclusivamente para los religiosos/as, en cambio él la propuso a todos vivida de la forma más apta a la propia condición de vida.
No hizo distinción entre hombre y mujer, sacerdote y laico, entre pobre y rico, culto y quien no lo es, por ser un camino que entra con sencillez en la vida cotidiana.

Don Bosco fascinado por este camino de santidad lo propuso a sus muchachos, por lo que mereció ser definido: Educador de la Santidad Juvenil.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dejanos tu mensaje y/u opinion sobre el tema